“El pueblito se llama Las Condes”

Como aquella estrofa del vals “si vas para Chile” del músico nacional Chito Faró, podríamos empezar a escribir esta controversia que se ha ventilado en distintos medios de comunicación que tiene del moño al intendente Claudio Orrego y al alcalde de la Municipalidad de Las Condes Francisco de la Maza, por la implementación de las bicicletas públicas que se está desarrollando en el gran Santiago por la gente de Bike Santiago.
safe_image
Para entender un poco el asunto brevemente, bike Santiago que opera en esto momentos en cuatro comunas (Santiago, Providencia, Lo Barnechea y Providencia) y que se implementara prontamente en otras 10 comunas más, queda con un enorme lunar al medio de la gran ciudad que es Las Condes, los cuales operan con un servicio de bicicletas publicas propias.
Cualquiera sea el argumento expuesto por el edil de las Condes, queda la sensación que este aún ve a Las Conde como el pueblito que presenta Chito Faró en su canción, algo aparte, distinto, una burbuja dentro del gran Santiago y por ende, se maneja por sus propios intereses sin importar el bien común de la ciudad.

bike-santiago
Lamentablemente gracias a personas, que tienen el poder y autoridad como el Sr. Francisco de la Maza, es que cada vez observamos una ciudad más segregada, menos integrada, menos equitativa y más desigual. Es por esto que hoy más que nunca se hace imprescindible de que la ciudad de Santiago cuente con un “alcalde mayor”, el cual pueda observar la ciudad como un todo y no como un montón de pueblitos amontonados, los cuales cuentan con sus propias reglas y hace lo que la autoridad de turno decida según el estado de ánimo que tengan.
La ciudad es para todos y es obligación de nuestras autoridades qua así la entiendan, necesitamos políticas incluyentes sobre todo hoy en día donde vemos lo complejo que es movilizarse por la capital ya que toma horas de traslado y en condiciones poco dignas.

Fotografía, el desconcierto

2 pensamientos en ““El pueblito se llama Las Condes”

  1. Desde mi punto de vista, esas bicicletas son una campaña publicitaria del banco, que de públicas tienen poco; y de Orrego, jugándosela como posible pre candidadto DC para elecciones venideras. Por otro lado, tanto el artículo de la segunda y la decisión de De la Maza, son publicidad UDI, cuestionando y poniendo en evidencia estrategias de la desprestigiada clase política que busca excusas para aparecer en su prensa (Diario La Segunda y otros), para la campaña continua de lo que significa ser un choto político… Wácala, wácala.

    • Y quisiera poner el acento en que esa insospechada preocupación por la ciudad y por la incorporación de medios de transporte amigables del intendente Orrego, sin duda son publicidad… así como la coaptación de agrupaciones ciclistas y otras pro ciudad amable que están siendo utilizadas publicitariamente para hacerse campaña.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *